Pasar al contenido principal

Print Recipe Color

print smallerlarger
Foto de Caldo de Restos de Vegetales
Hide nutrition box
Foto de información nutricional de Caldo de Restos de Vegetales
Rinde:
6 a 12 tazas
Tiempo de preparación:
15 minutos
Tiempo de cocción:
40 minutos
Tiempo de enfriamiento:
15 minutos

Ingredientes

8 a 16 cups tazas de restos de verduras frescas o congeladas (vea Notas)

hierbas especias (opcional, vea Notas)

agua

1/2 a 1 cucharadita de sal 

Preparación

  1. Lávese las manos con jabón y agua.
  2. Ponga los restos de verduras, hierbas y especias, si desea, en una cacerola grande o en una olla. Añada suficiente agua para cubrirlos.
  3. Caliente la olla o cacerola a fuego alto hasta que el agua hierva, luego cubra y reduzca el fuego. Cocine a fuego lento durante al menos 30 minutos o hasta que todos los restos estén suaves. Revuelva unas cuantas veces y añada más agua, si es necesario, para mantener los restos cubiertos en su mayor parte.
  4. Apague el fuego. Saque la mayor cantidad de restos que pueda con una cuchara. Si lo desea, presione los restos para exprimir más líquido. Deséchelos o conviértalos en abono.
  5. Llene un recipiente grande o un fregadero limpio con hielo y un poco de agua para hacer un baño de hielo. Coloque la olla o cacerola en el baño de hielo durante unos 15 minutos, revolviendo de vez en cuando para liberar el calor. Si no pudo quitar todos los restos, vierta el caldo a través de un colador en otra olla grande. 
  6. Agregue sal para disolver. Use el caldo para sopas o guisos, o en lugar de agua para cocinar granos o frijoles.
  7. Si no usa el caldo de inmediato, guárdelo en el refrigerador o congelador. Para congelar, vierta en recipientes aptos para congelador del tamaño de una receta y etiquete con la fecha.
  8. El caldo se puede almacenar de forma segura en el refrigerador durante 3 a 4 días. Para obtener la mejor calidad, use caldo congelado dentro de 2 a 3 meses. 

Notas

  • Etiquete un recipiente apto para congelador con "Restos para Caldo" y la fecha. Durante los próximos días o semanas, después de preparar las verduras para cualquier uso, guarde los restos en el recipiente hasta que tenga suficiente para hacer caldo. También lave y guarde las verduras que hayan pasado su máxima frescura pero que aún sean seguras para comer.
  • Los restos de verduras para guardar incluyen puntas, cáscaras, tallos, hojas y trozos de verduras y hierbas como zanahoria, apio, ajo, puerro, hongos, cebolla, tomate, perejil y tomillo.
  • Restos de verduras para limitar o evitar:
    • Espárragos, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor y verduras de hoja verde pueden agregar un sabor amargo si se usan demasiadas.
    • Los betabeles agregarán un color oscuro y un sabor amargo.
    • Papa, camote y la pulpa de la calabaza de invierno pueden hacer que el caldo se espese demasiado.
    • Nunca se deben usar restos que estén mohosos, viscosos o que no sean seguros para comer. 
  • Hierbas y especias opcionales:
    • 1 a 2 hojas de laurel
    • 1 a 2 cucharaditas de granos de pimienta o chile seco
    • 4 a 8 dientes de ajo sin pelar
    • 1 puerro a cebolla sin pelar, en trozos grandes (si no se incluye como restos)